Connect with us

Fútbol

Dos árbitros ticos cumplieron un gran papel en el Mundial de Fútsal de Lituania

Dos árbitros ticos cumplieron un gran papel en el Mundial de Fútsal de Lituania

El arbitraje costarricense dejó una excelente impresión en la pasada Copa del Mundo de Fútsal Lituania 2021 gracias a las actuaciones de Diego Molina y Ronny Castro.

Entre los dos réferis acumularon 14 partidos a lo largo del certamen, todos ellos con impecable desempeño.

En el fútsal los silbateros pueden desempeñar diferentes posiciones, ya sea Árbitro 1, Árbitro 2, Árbitro 3 o cronometrista. En todos los casos, los representantes ticos levantaron bien alto el estandarte y mostraron que la rigurosa preparación técnica y física dio sus frutos.

Diego Molina (de 35 años y empresario turístico en Monteverde) participó en los siguientes encuentros:

Primera fase
12 de setiembre: Rusia 9-Egipto 0 (Árbitro 2)
14 de setiembre: Angola 4-8 Japón (Árbitro 1)
16 de setiembre: Brasil 4-0 República Checa (Árbitro 3)
18 de setiembre: Egipto 1-2 Uzbekistán (Cronometrador)
20 de setiembre: Irán 1-2 Argentina (Árbitro 3)

Octavos de final
24 de setiembre: Uzbekistán 8-9 Irán (Árbitro 1)

Cuartos de final
27 de setiembre: Irán 2-Kazajistán 3 (Cronometrista)

Semifinales
30 de setiembre: Portugal 2-Kazajistán 2 y victoria portuguesa en penales (Árbitro 3)

Por su parte, Ronny Castro (43 años de edad y Asesor de Educación Física del Ministerio de Educación en Guápiles) trabajó en estos partidos:

Primera fase
13 de setiembre: Tailandia 1-Portugal 4 (Árbitro 1)
15 de setiembre: Uzbekistán 2-Rusia 4 (Árbitro 2)
17 de setiembre: Angola 1-Paraguay 4 (Cronometrista)
19 de setiembre: República Checa 1-Vietnam 1 (Árbitro 3)
20 de setiembre: Irán 1-Argentina 2 (Cronometrista)

Octavos de final
22 de setiembre: Venezuela 2-Marruecos 3 (Cronometrista)

A su regreso al país, los dos réferis volvieron con muchas anécdotas y vivencias. Pero sobre todo, con el orgullo de haber representado exitosamente al país.

“La experiencia fue inigualable, no se compara con nada que haya hecho antes”, comentó Diego Molina. “Estar en ese Mundial fue ver recompensado el esfuerzo de tantos años”.

Una de las grandes novedades para este torneo fue la utilización del video. A Molina le tocó estar en el primer partido, revisar la primera jugada y sacar la primera tarjeta amarilla.

“Mi familia y mis amigos estuvieron muy pendientes de todos los partidos. Tuve la oportunidad de dirigirle a equipos importantes, como Portugal, que a la postre fue el campeón”, añadió.

Llegar hasta el Mundial fue el pináculo de un largo proceso de años, que incluyó rigurosa preparación física y constantes actualizaciones teóricas.

Los árbitros recibieron capacitaciones virtuales de FIFA en los últimos nueve meses y viajaron a Lituania con dos semanas de anticipación, para fortalecer el trabajo práctico en cancha.

Esta fue la segunda oportunidad mundialista de Ronny Castro, quien ya estuvo hace cinco años en la cita de Colombia 2016.

“Un Mundial no se parece al otro, especialmente por ser en una zona del planeta tan diferente. En Lituania la temperatura era más fría y además tuvimos la llegada del VS (video soporte)”, explicó Castro.

El silbatero destacó mucho la histórica participación simultánea de dos costarricenses en un evento de este calibre.

“Nos tomaron en cuenta bastante y afortunadamente lo hicimos bien, sin ninguna decisión que haya influido en un resultado. Quedo complacido y orgulloso porque representamos a los más de 200 árbitros que hay en el país, y también por la unión que hubo entre los representantes de Concacaf”, agregó.

Ahora se abre un nuevo ciclo internacional, con el objetivo de que el arbitraje costarricense vuelva a ser protagonista de primera línea. Sobre todo después de demostrar que está para destacar al más alto nivel.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Notas Recientes

More in Fútbol